Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Fallece sacerdote franciscano cubano que estuvo preso 10 años bajo régimen de Fidel Castro


LA HABANA, 13 Sep. 11 / 04:02 pm (ACI/EWTN Noticias)

P. Miguel Ángel Loredo OFM, sacerdote franciscano.
(Foto:cafefuerte.com)

El sacerdote franciscano, P. Miguel Ángel Loredo, encarcelado diez años por las autoridades comunistas de Cuba por mantenerse firme en sus principios y en su fe, falleció el sábado 10 en Miami (Estados Unidos), víctima de cáncer.
El P. Loredo nació en La Habana (Cuba), en 1938. Cuando Fidel Castro tomó el poder en 1959, el joven Miguel Ángel ya había decidido ser sacerdote, para lo cual viajó a España, donde se ordenó el 19 de julio de 1964.
Un mes después regresó a Cuba, donde las tensas relaciones entre la Iglesia y el nuevo Gobierno comunista provocaron la expulsión de 131 sacerdotes en 1961.
El P. Loredo fue enviado a la iglesia San Francisco, en La Habana. También fue párroco en Guanabacoa. Sin embargo, sus desafiantes sermones contra el ateísmo y el comunismo provocaron la ira de las autoridades cubanas, que lo acusaron de ser agente de la CIA, esconder armas y de conspiración contrarrevolucionaria, por lo que fue arrestado en 1966.
El sacerdote siempre afirmó ser inocente. Sin embargo, luego de un juicio fraudulento, fue condenado a 15 años de cárcel y enviado a las prisiones de Isla de Pinos, La Cabaña, Guanajay y El Príncipe, donde realizó trabajos forzados y sufrió golpizas y crueles atropellos por no aceptar la "reeducación" que quería imponerle el Gobierno de Castro.
En una carta del 11 de junio de 1968, el P. Loredo dijo a Monseñor Cesar Sacchi, entonces representante de la Nunciatura Apostólica en La Habana, sentirse "orgulloso de participar en esta lucha con miles de hombre de tanto valor y sentido patrio como hay en este presidio cubano".
"Y también quiero decirles que siento al ver el olvido en que el Occidente libre nos mantiene, en el silencio de todos, en la indiferencia, mitigada únicamente por las quejas de los seres queridos impotentes".
El 2 de febrero de 1976 fue liberado y se le ordenó no hablar en público ni dar entrevistas a la prensa. Sin embargo, el Gobierno no aceptó que fuera nombrado profesor de Teología en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio en La Habana, y lo expulsó a Roma en 1984.
En 1987 se instaló en Puerto Rico, donde continuó su labor eclesiástica, siempre teniendo presente a Cuba y sin dejar de lado su lucha por los derechos humanos. En 1991 fue enviado a la iglesia de San Francisco en Nueva York (Estados Unidos).
En 1998, el P. Loredo fue incluido en la lista de sacerdotes que viajarían a Cuba para la visita del Papa Juan Pablo II. Sin embargo, el Gobierno cubano le negó la entrada.
Abel Nieves Morales, uno de los tantos presos que compartió cárcel con el sacerdote, afirmó a un medio de prensa que el P. Loredo "fue un hombre muy valiente, firme en sus principios y en su fe, que no dejó nunca de levantar su voz para denunciar los horrores que vivió en carne propia en las cárceles de Cuba".

1 comentario:

  1. yo lo conoci personalmente cuando aun yo vivia en cuba..fue un hombre honesto y bueno

    ResponderEliminar